viernes, 11 de enero de 2008

Fístula perilinfática

Una fístula perilinfática es un desgarro o defecto en unas delgadas membranas que separan el oído medio del oído interno. Puede haber en uno o en los dos oídos.

Estas membranas, la ventana oval y la ventana redonda, separan el oído medio de los fluidos que llenan el oído interno. Los cambios en la presión del aire que afectan al oído medio (por ejemplo en los aeroplanos) no afectan al oído interno.

Cuando hay una fístula cambios en la presión en el oído medio afectan directamente al oído interno, simulando estructuras de audición y equilibrio incluso causando síntomas típicos.

Los síntomas de la fístula perilinfática incluyen mareo, vértigo, desequilibrio, nauseas y vómitos. Algunas personas experimentan pitidos o sensación de plenitud en los oídos y muchas perdida de audición. La mayoría de las personas con fístulas empeoran sus síntomas con cambios de altitud (ascensores, aviones, viajes o paseos por la montaña) o cambios en la presión atmosférica, así como con el esfuerzo y la actividad.

Causas

La causa más común son los golpes en la cabeza, usualmente golpes directos o golpes de latigazo. Las fístulas también llevan a cambios rápidos o profundos a nivel intracraneal. Se dan problemas también en accidentes durante el buceo, maniobras en aviones, halterofilia, o durante el parto. Las fístulas pueden estar presentes desde el parto y convertirse en crónicas, produciendo graves infecciones de oído. Raramente aparecen espontáneamente.

Diagnostico

La única manera positiva de confirmar el diagnostico es haciendo una timpanotomía y viendo directamente el área donde se sospecha que esta la fístula. Si se observa una perdida de liquido se puede asumir que existe una fístula perilinfática.

El medico también usara información de su historia clínica y de los exámenes físicos, así como los resultados de las pruebas vestibulares y audiométricas, para confirmar el diagnóstico de fístula perilinfática.

Tratamiento

En muchas ocasiones este tipo de fístulas puede cicatrizar por si mismas si las actividades se reducen notablemente. En tales casos el reposo en cama puede recomendarse para dar una oportunidad a la fístula de cerrarse definitivamente.

Si los síntomas son severos y no hay respuesta al tratamiento conservador (reposo en la cama), o bien si se da una progresiva perdida de audición, será necesario una reparación quirúrgica de las fístulas. Este procedimiento consiste en colocar un injerto sobre la fístula en la ventana oval o en la redonda.

La gente con fístulas debería evitar tomar ascensores, subir a sitios muy elevados, viajar en avión, sufrir tensiones nerviosas, agacharse, o cualquier otra actividad que incremente la presión en su cabeza y haga empeorar sus síntomas.

2008

No hay comentarios:

Datos personales